Los más criticos con España son los votantes de Podemos, catalanes, vascos, mujeres y jóvenes según AEDEMO

/COMUNICAE/

La población se muestra negativa ante la situación actual del país, especialmente en la política, donde la ‘corrupción’ se asocia directamente con la imagen de España. Gobierno o Comunidades Autónomas: grandes dudas sobre dónde reside el poder

AEDEMO (Asociación Española de Estudios de Mercados, Marketing y Opinión) presenta un estudio que analiza en profundidad la imagen que los ciudadanos tienen de sí mismos y de España, elaborado por The Cocktail Analysis con datos del panel Netquest.

“El objetivo de este estudio consiste en arrojar luz de forma objetiva acerca de cuál es la opinión que tienen los ciudadanos de las diferentes comunidades autónomas acerca de los españoles y de España como país. Para ello, se han abordado las percepciones que éstos tienen de la política, la economía, el poder, el estado de bienestar, las identidades o el sentimiento de orgullo”, revela Yolanda Marugán, responsable de comunicación de AEDEMO.

“Desde The Cocktail Analysis siempre hemos pensado que los profesionales de la investigación social y de mercados, que trabajamos cotidianamente con las percepciones de los ciudadanos, tenemos tanto la suerte como la responsabilidad de tener una imagen de la evolución de nuestra sociedad y ayudar a entenderla. Por eso hemos querido desarrollar este proyecto con Aedemo y Netquest, para devolver a la sociedad española una mejor imagen de sí misma”, indica Felipe Romero, CEO de The Cocktail Analysis.

La población se muestra negativa ante la situación actual del país
El sentimiento de negatividad es mayoritario en términos generales, pero muy especialmente en lo referente a la política, donde la palabra ‘corrupción’ se vincula directamente tanto a la imagen de la política como a la de España. En clave económica, la percepción también es negativa, siendo las mujeres y los jóvenes los más críticos con la situación.

Una de las cuestiones en las que la sociedad está más dividida es en la percepción de desigualdad en la atribución de poder. En ámbito nacional, predomina la sensación de que distintas CCAA tienen diferente trato, y no existe consenso general en quién dispone de mayores cuotas de poder. Así, mientras los menos identificados con la “españolidad” son los que más poder adjudican al Estado, los más identificados se lo atribuyen a las CCAA.

Lo referente al sentimiento de pertenencia u orgullo pivota fundamentalmente en torno a la relación construida con la historia de España. Así, la historia se convierte en la variable clave, incluso por encima de la opinión acerca del Estado de bienestar, el patrimonio cultural o la calidad de vida.

Los más críticos: votantes de Unidos Podemos, catalanes, vascos, mujeres y jóvenes
Dentro de la sociedad española, hay cuatro grandes grupos que son los que se sienten más disconformes con España como país: los jóvenes -afectados por la crisis, pero quizás también con un sistema de valores distintos que se convierte en distinta “exigencia” en determinados ámbitos-, las mujeres, la reconfiguración de la izquierda post15M y porcentajes relevantes de ciudadanos de Catalunya y Euskadi.

Sin embargo, no todos los colectivos se sienten distanciados y disconformes con España por los mismos motivos. En Catalunya y Euskadi, el porcentaje de población que no se identifica con España muestra un distanciamiento claramente superior al resto de grupos, con excepción de algunos aspectos como el patrimonio cultural y las tradiciones.

Entre los votantes de Unidos Podemos se observa una alta satisfacción con aspectos como el patrimonio cultural, las tradiciones y fiestas populares, y se muestran más reivindicativos con el empleo y la vivienda.

Por su parte, las mujeres son más críticas con la historia del país, y también presentan una opinión especialmente desfavorable con la seguridad, la sanidad y los servicios públicos.

Los jóvenes evalúan peor la educación y la sanidad pública, destacando positivamente en seguridad, la disponibilidad general de servicios públicos, el deporte y la tecnología.

Estos colectivos tienden a rehusar la nacionalidad española. Por el contrario, abogan por una identidad nacional propia como es el caso de algunos segmentos de población en Catalunya y Euskadi; o evitan encasillamientos considerándose “ciudadano del mundo”, como tiende a ser el caso de jóvenes, mujeres, votantes de Unidos Podemos y CCAA como Canarias o Galicia; o mediante la superación por elevación, vinculándose más con una identidad europea, algo más presente también en Catalunya y Euskadi.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author: