Cinco claves para revalorizar una vivienda en 2018

/COMUNICAE/

Las previsiones de las diferentes entidades bancarias apuntan a que la compra de vivienda se incrementará en 2018 entre un 5% y un 7%. Los futuros vendedores tienen, por tanto, la oportunidad de empezar a poner a punto sus viviendas antes de colgar el cartel de ‘Se vende’. Eso sí, siempre fijando un precio acorde con la situación del mercado

La ubicación, el estado del edificio, la oferta y demanda de la zona, la superficie o la orientación son, ahora mismo, los factores determinantes para calcular el precio de un inmueble a la hora de venderlo. Aunque es imposible influir en estos aspectos para aumentar el valor de tasación, sí existen algunos elementos y acciones que pueden ayudar a que se revalorice. No hay que olvidar que el estado en el que se encuentre la vivienda en el momento de colocar el cartel de Se vende también afectará al cálculo de su precio de mercado.

Casaktua.com expone cinco claves para aumentar el valor de venta de un inmueble de cara a 2018. La primera de ellas consiste en ganar metros sin ampliar. Y es que uno de los aspectos más valorados a la hora de buscar vivienda es el espacio y el número de habitaciones. Acciones como tirar tabiques, quitar o añadir habitaciones, deshacerse de pasillos demasiado largos o colocar los muebles de tal manera que aporten sensación de amplitud convertirán cada metro útil en un espacio realmente utilizable. Con esto no solo se reduce el tiempo de venta, sino que al valor de tasación se añadiría el coste de la reforma más un beneficio de entorno al 10%.

En segundo lugar, está la opción de convertirla en una vivienda comprometida con el medioambiente. Según el último estudio de Casaktua, “La demanda de vivienda en España. Análisis de la capacidad financiera”, un 20% de los futuros compradores buscan viviendas comprometidas con el medioambiente. Por ello, habrá que considerar pequeños cambios como una caldera más eficiente o detectores de presencia para la iluminación, así como apostar por otros de mayor inversión como la instalación de paneles solares, implantación de tecnologías inteligentes o el aislamiento térmico en muros y ventanas. Un punto de partida a considerar son las ayudas a la mejora energética de la vivienda que ofrecen las diferentes comunidades autónomas.

En tercer lugar, es muy importante cuidar las primeras impresiones. Según los expertos, el futuro comprador se decide por una vivienda durante los siete primeros segundos, por lo que la primera impresión deberá ser impecable: estancias recién pintadas con colores neutros, espacios de almacenaje, decoración moderna, iluminación cuidada con bombillas que den más luz o aporten tonalidades claras, ventanas con cortinas y persianas abiertas, limpieza y orden, cambiar los interruptores… Apostar por la madera a la hora de decorar la vivienda dotará a las estancias de mayor calidez y, combinada con otros recursos, como el metal, consigue un toque moderno e industrial, muy de moda en la decoración actual.

Junto a los anteriores, será preciso prestar atención a puertas, ventanas y suelos. Es recomendable sustituir las ventanas antiguas de vidrios simples por otras con mejor comportamiento acústico y térmico. El doble acristalamiento es, ahora mismo, uno de los aspectos más valorados en este sentido. Igualmente, las puertas y los armarios empotrados son los elementos que más sufren en el hogar por el uso diario, por lo que el deterioro es más perceptible. Dado que sustituir toda la carpintería de madera puede ser muy costoso, también está la opción de cambiar los tiradores y tratarlas o lacarlas. En el caso del suelo, es recomendable pulir la superficie o apostar por su renovación con tarima, parqué de clic o vinilos de imitación a madera o gres.

Finalmente, y no por ello menos importante, habrá que renovar baños y cocina. Son los dos puntos críticos a la hora de valorar una vivienda. En el primer caso, si el inmueble tiene más de dos habitaciones se recomienda tener dos baños como mínimo. En este contexto, aunque la actualización completa puede ser un gasto excesivo, cambiar la cortina de la ducha, el espejo, los grifos o la tapa del inodoro, así como sustituir la bañera por una práctica ducha, aportará una mejor imagen y más valor a la tasación final. Respecto a la cocina, se recomienda renovar elementos como el suelo, los azulejos o los electrodomésticos (cuanto más eficientes, mejor). En ambos casos está muy de moda pintar las baldosas, que da un aspecto más renovado y limpio.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico